Cosas raras pasan en Star Wars, pero nadie se las cuestiona porque la película nos gusta igual. Por ejemplo, todos los planetas tienen un solo clima, en todos hay oxígeno igual que en la Tierra, y nadie parece tener muchos problemas para entender idiomas extraterrestres.

A Ben Hallert todo esto le pareció muy raro, y decidió replantear el final de la película con un poquito de realismo respecto de qué pasaría con la luna de Endor donde viven los Ewoks una vez que se destruyera la Estrella de la Muerte. ¿Alguien lo había pensado?

Fuente:FayerWayer